Xesc y Albert, los ingredientes del éxito en el Mundial 420

Subcampeones del Mundo
Subcampeones del Mundo

Albert Torres y Xesc Mulet (RNC Palma y Club Náutico Arenal) se proclamaron subcampeones del Mundo de 420.

El campeonato se disputó del pasado 26 de diciembre al tres de enero de este año 2018 en Fremantle (Australia) y al volver a Palma fueron recibidos como lo que son, unos campeones y en Passió per la Mar tuvimos la oportunidad de hablar un ratito con ellos. No os perdáis la entrevista que les hicimos desde los micrófonos de Canal 4 Radio.

Los flamantes campeones nos explicaron que tardaron unos días en aclimatarse de nuevo al horario balear, pero como se dice comúnmente «sarna con gusto, no pica» ya que una plata en el Campeonato del Mundo de 420 sólo está al alcance de aquellos que se esfuerzan diariamente y se entrenar con toda su pasión. «Una experiencia única que además se acompaña de un gran resultado bien vale la pena esforzarse», nos comentaron Xesc y Albert.

Ellos sabían que si encontraban sus condiciones de viento, preferiblemente de más de 13 nudos, podían hacer algo grande, como así fue. El campeonato estuvo muy disputado y el podio fue enteramente español, lo que nos da una idea de la buena salud que goza la vela a nivel deportivo en nuestro país.

Xesc y Albert son amigos y están enamorados de la vela aunque lo curioso es que forman parte de dos clubes náuticos diferentes. Xesc entrena en el Club Náutico del Arenal y Albert hace lo propio en el Real Club Náutico de Palma, aunque eso no es impedimento para que hayan logrado una gran sintonía a bordo de su embarcación. «Desde nuetsros clubes nos apoyan y ayudan desde la base y eso hace, junto al trabajo de la Federación, que la vela balear esté muy bien posicionada», nos comentó Albert. Esto les da una ventaja además, ya que pueden acceder y prepararse en las instalaciones de los dos clubs indistintamente. «El 420 es una embarcación a la que se pasa con unos 15 años, después del optimist y es un barco en el que es difícil navegar en condiciones extremas pero que en condiciones medias se puede navegar fácilmente», explica Xesc. La vela para ellos es un modo de vida, «nos hace disfrutar y además hacemos muchos amigos. La vela es un deporte que requiere mucho sacrificio, requiere muchas horas y llevarse bien con la gente que entrena contigo es muy importante, al final nos convertimos en amigos», aseguran.

Las jornadas de tecnificación de la Federación ayudan a crear esa sintonía además del trabajo que se realiza diariamente en los clubes náuticos de Baleares y así, no es de extrañar que las islas cuenten con grandes nombres que seguro escucharemos muy a menudo en las próximas pruebas y ojalá, en Tokio 2020 y desde Passió per la Mar, os lo contaremos.

Dejar respuesta