Que no cunda el pánico

Entrenamiento en Son Bibiloni

El Mallorca perdió su segundo partido de la temporada, el domingo frente al Cornellà (3-1). El camino es largo y, como hemos podido comprobar, duro.

El Mallorca nos tiene mal acostumbrados y una derrota, esta temporada, suena raro. Hemos tenido que esperar 27 jornadas para ver a un Mallorca muy superado y sin posibilidades. Pocos eran los que después del primer gol del Cornellà, creyeran en la remontada. Por lo menos yo. Y eso que suelo ser positivo.

Se podía hablar de bajas, pero el equipo de Vicente Moreno tiene jugadores de sobra para afrontar los supuestos huecos en el once. El campo de césped artificial pudo, una vez más, contra el líder del grupo III de 2ªB. Además, el Cornellà supo controlar el partido y aprovechó sus llegadas, cosa que el conjunto bermellón no suele hacer.

Desde el minuto uno se vio un claro dominador y no iba de rojo. No recordaba un partido tan flojo del Mallorca. Tanto arriba, como atrás. Sin ideas. Pocos jugadores se salvan del partido de ayer y eso que muchos, en teoría, tenían que reivindicarse. No fue así y los tres puntos se quedaron en Cornellà.

No es el fin del mundo. Algo positivo se puede sacar de esta jornada, el Villarreal B empató. Nueve puntos de distancia a dos semanas de la visita del Mallorca a casa del filial amarillo. Con todas las armas, esperemos, a punto para la ‘gran final’.

En el otro lado de Palma, en cambio, si que empieza a cundir el pánico. El Baleares no pasó del empate (1-1) ante el Sabadell. Los de Mandiola no aprovecharon su superioridad durante gran parte del partido. Incluso el equipo catalán jugó un tramo del partido con nueve jugadores. El Baleares está contra las cuerdas. Tendrán que rezar mucho para no descender.

El Formentera fue el único equipo balear capaz de ganar esta jornada (0-1). Ante un rival directo, y a domicilio, en un momento de máxima urgencia. Este triunfo les permite salir del descenso y soñar con la salvación. Todo lo contrario para los vecinos. La Peña perdió con un gol en propia meta (0-1). Derrota que hunde un poquito más al equipo ibicenco. Cuando mejor iban las cosas, esta derrota deja a la Peña penúltima y con pocas opciones de lograr el objetivo de la salvación.

Dejar respuesta