Máxima tensión tras acabar el partido en el recinto de Son Moix

Momentos de tensión los que se han vivido en la jornada de este sábado en Son Moix, después que el Real Mallorca haya sido incapaz de sumar los tres puntos ante el Nastic de Tarragona y haya dado un paso hacia el descenso a Segunda B.

Los primeros altercados sucedieron cuando aglunos aficionado se dirigieron al palco demandando explicaciones. El presidente, Monti Galmés, quien menos culpa tiene del desastre, estuvo aguantando y pidió disculpas. Maheta Molango no apareció en ningún instante

Más tarde, cuando los jugadores de la primera plantilla salían con sus vehículos un grupo de 60 aficionados les increparon con los típicos mensajes de: “Jugadores mercenarios”. Los únicos que no fueron increpados: Biel Company y Brandon Thomas-

Tampoco se libraron de los improperios el director deportivo del club, Javi Recio, el consejero delegado, Maheta Molango y el mismo Iván Campo.

Dejar respuesta