Mal y Tarde

mahetarecio

La mayoría de aficionados del Real Mallorca estaban convencidos de que la etapa de Javier Olaizola había finalizado. Sus ideas y sistema no llegaban a los actuales componentes de la plantilla mallorquinista.

También todos coincidimos en que el “Vasco” no es el único responsable de la situación del equipo. Visto lo visto la confección de la actual plantilla no fue la más adecuada y por ello se ha llegado al lugar en dónde nos encontramos.

La sorpresa llegó en la tarde de ayer cuando el club, en este caso Maheta Molango, presionado por todos lados y al ver que todas las criticas se dirigían a él, hasta el punto de haberse convocado una protesta en su contra antes del partido y durante el mismo, decidió cambiar al entrenador para amortiguar las críticas hacia su persona cuatro días después de la derrota en Alcorcón.

Lo más normal hubiera sido el cese inmediato y dar más tiempo al nuevo entrenador para conocer a su nuevo equipo. El CEO del club decidió blindarse ante la afición al destituir a Javier Olaizola y una vez más el Real Mallorca resolvió la crisis del entrenador mal y tarde.

Quedan diez partidos, tiempo suficiente para poder salir de la zona de descenso. Sergi Barjuán, un entrenador con poco bagaje ha sido el elegido. Su experiencia no es la mejor, pero algo se tenía que hacer. Se puso a tiro y Javi Recio, otro sin experiencia, aposto por una persona que conocía.

Ahora sólo nos resta esperar y desear que el sábado se gane al Nàstic de  Tarragona para seguir con vida, porque de no ser así, la Segunda B será una realidad.

Mientras tanto los americanos siguen en Arizona como si aquí no pasara nada. El Mallorca es para ellos otra empresa, una pequeñita que tiene en España para ver como se desenvuelve. Porque piensen ustedes que tal como la compraron se pueden desprender de ella.

Y termino, los aficionados deben ir y llenar al campo, animar al equipo y al final hacer saber a los dirigentes que son los verdaderos culpables de la situación. Porque al final quien confeccionó el equipo y quien lo decidió todo fue: Maheta Mateu Molango.

Dejar respuesta