Jacobo Díaz: “Todos teníamos ganas de empezar a trabajar”

La plantilla de el Palmer Alma Mediterránea Palma cumple este viernes sus primeros cinco días de trabajo en el Palau d´Esports de Son Moix.

Lo hace a la espera de que Sean Mcdonnell, Milan Suskavcevic y Ronnie Harrell aterricen en la isla y completen así el plantel con el que Pau Tomàs y Álex Pérez trabajarán a lo largo de esta temporada luchando por estar entre los mejores del grupo B de la LEB Oro. Con entrenamientos en doble sesión, los matinales llevados a cabo por Pablo Laso y Kike Fernández y los de la tarde por todo el cuerpo técnico, los jugadores del equipo palmesano están a punto de cerrar su primera semana de pretemporada con el cansancio lógico de la vuelta a los entrenamientos pero con la satisfacción de, precisamente, haber regresado a una pista de baloncesto, en este caso la del pabellón que va a ser su casa esta temporada y poder hacer lo que más les gusta.

Estos primeros días de entrenamientos están sirviendo también a la plantilla para conocerse y empezar a asumir los conceptos que el cuerpo técnico quiere que se lleven a cabo durante esta temporada. Con una plantilla totalmente nueva cada entrenamiento es clave también para ir acoplándose y conociéndose, algo que sabe perfectamente Jacobo Díaz, uno de los jugadores llamados a ser importantes dentro del Palmer Alma Mediterránea Palma esta temporada.

“Somos un equipo nuevo y estamos conociéndonos tanto los entrenadores como los jugadores pero bueno, creo que la dinámica es buena. Estamos trabajando mucho y estamos esperando ahora a los compañeros que faltan para ser un equipo”, explica Díaz sobre estos primeros días de trabajo. El ala-pívot cedido por el Iberostaar Tenerife no esconde que los jugadores ansiaban el momento de volver a la pista. “Creo que desde marzo, cuando se canceló la competición, todos teníamos esas ganas de volver a jugar, ese gusanillo de jugar, de pasar tiempo en la cancha y vestuario”, apunta a la vez que añade: “Lo estamos afrontando con muchas ganas e ilusión y con ganas de empezar ya”.

Sobre el organigrama técnico del equipo, Díaz asegura: “Al final es un lujo tener a tantos entrenadores a nuestra disposición porque los entrenamientos son más personalizados porque hay mucha más atención en los detalles. Tenemos tiempo ahora de corregir esos detalles hasta que empiece la temporada”.

Dejar respuesta