Frío en Son Moix

El Mallorca ha empatado, esta mañana de domingo contra un “gran” Sabadell. Una mañana fría, no solo por el tiempo, que se ha visto reflejada en la grada de Son Moix, más vacía de lo habitual.

El fútbol no ha sido protagonista del partido de hoy. Un encuentro cerrado y sin dominador. A pesar de no ganar, el Mallorca sigue líder y con una gran ventaja. Recortada, sí, pero el colchón es amplio.

Dos puntos y cero goles, en los últimos dos partidos. Con el empate de hoy, ya son cinco para el equipo bermellón. No saltan las alarmas, pero sí hay que hacer una reflexión. Mucho desgaste de los jugadores “titulares”. Vicente Moreno no se ha caracterizado por hacer muchas rotaciones que, a día de hoy, son necesarias.

El propio entrenador del Mallorca ha hablado del bajo ritmo de los jugadores en rueda de prensa. Jugadores como Lago, Abdón o Alex López, llevan un par de partidos desaparecidos. Si miras el banquillo mallorquinista encuentras jugadores de calidad que podrían dar descanso a éstos “titulares”. El play-off está lejos, pero tenemos que tener un ojo puesto en él.

El Mallorca ha salido dormido, por no decir otra cosa. Frío como la nevada de este fin de semana. Jugadores que nos tenían acostumbrados a grandes actuaciones, hoy parecía que el frío los hubiese congelado. Salva Sevilla, Xisco Campos y Joan Sastre han completado uno de sus peores partidos, por no decir el peor. No siempre se puede estar bien, o eso parece. En Mallorca nunca se sabe, pero esperemos que no sea así.

No desmerezcamos al Sabadell que, apoyado por una treintena de aficionados, ha jugado su partido. Jugar poco y correr mucho. Las pérdidas de tiempo que caracterizan tanto a los equipos de 2ª B y más si vienen a casa del líder. Lo poco que han jugado, han tenido las cosas claras y con un sistema diferente al habitual, han conseguido dejar “sin ideas” al Mallorca.

Lo único bueno de hoy, ha sido la aparición de Bryan Reyna. Cada vez que el peruano tocaba el balón, se oía el run run de la grada. A la altura de los grandes. Por otro lado, Cedric, la promesa de Son Bibiloni, sigue sin hacer nada. Impone, pero no actúa. Ojalá cambie y vuelva a ser la pantera que, a los mallorquinistas, nos tenía acostumbrados.

La semana que viene el Mallorca tiene la oportunidad de cortar esta racha, contra el Badalona. El equipo catalán viene de perder contra el Formentera, después de empezar ganando. A falta de dos jornadas para que termine la primera vuelta, seguimos invictos.

Dejar respuesta