Este es el camino a seguir

Salva Sevilla celebrando el gol
Salva Sevilla celebrando el gol

El RCD Mallorca consigue ganar un partido casi dos meses después. Dos meses en los que han pasado muchas cosas, desde falta de gol hasta “penaltitos” en contra que han dejado al Mallorca en la parte baja de la clasificación.

Una parte baja que, pese a la victoria, no abandona por el momento. Por lo menos dos semanas más tendrán que esperar los de Vicente Moreno para salir de ahí ya que vuelve a haber, una vez más, el tan querido parón de selecciones.

Una victoria que dejó muchas cosas positivas. La más importante, los tres puntos. Después de la buena imagen dada en las primeras jornadas el conjunto bermellón no había obtenido premio alguno. Pocos puntos en comparación a lo ofrecido en el campo. El domingo se continuó con el juego tan característico y se complemento, al fin, con la contundencia en las dos áreas. Portería a cero y dos goles a favor. Una contundencia que le hacía falta al Mallorca para conseguir sumar de tres.

Estos tres puntos son vitales para el devenir de la liga y, sobre todo, para la moral del equipo que, después de tanto trabajo, éste se vea recompensado. Llevaban mucho tiempo corriendo detrás del balón y jugando un buen fútbol para que todo se quedase en nada por penaltis señalados. Justos o no, fastidian. Tres puntos para distanciarse de rivales “directos”, pero que no han bastado para salir del descenso. El día que el Mallorca gana, los demás también.

Uno de los de siempre (Uno di noi) no pudo ayudar al equipo por una lesión en las últimas jornadas y el equipo lo notó. Antonio Raíllo es ese jugador que, como he leído por Twitter, hace el papel de Ramos en el Madrid o de Piqué en el Barça. “Hace mejores a sus compañeros”. Un jugador que se deja todo por el equipo y que con su vuelta al once ha ayudado de forma imperial que el Mallorca consiga la victoria y deje la portería a cero. Raíllo fue sustituido en el minuto setenta, parando el corazón a muchos mallorquinistas, pero poco después de acabar el partido reconoció que estaba pactado. Menos mal. Un jugador vital para Vicente Moreno y para todo el equipo.

Un equipo que ahora descansará y en pocos días se pondrá en marcha para preparar uno de los partidos marcados en el calendario por los madridistas que viven en Mallorca. El Madrid viene a Son Moix. Un estadio que no siempre se le ha dado del todo bien a los blancos pero que, claramente, partirán como favoritos. Favoritos porque van líderes en solitario y porque es el Madrid. Después del parón y después de tener a muchos internacionales repartidos por el mundo, el Madrid vendrá cansado y el Mallorca tendrá la oportunidad, por lo menos, de soñar. Soñar en quitarles, ¿por qué no?, tres puntos a los de Zidane y seguir con la senda de la victoria.

Dejar respuesta