Esports solicita al Gobierno eliminar los requisitos de la FIFA que dificultan y demoran que menores sin nacionalidad española puedan federarse

Menorca Cup
Menorca Cup

La consellera de Afers Socials i Esports, Fina Santiago, ha enviado una carta al ministro de Cultura y Deporte, José Manuel Rodríguez Uribe, y a la presidenta del Consejo Superior de Deportes, Irene Lozano, donde solicita una serie de peticiones para gestionar y mejorar las políticas deportivas en el marco de la cooperación institucional.

La primera petición que hace Santiago en su misiva es que se eliminen los elementos discriminatorios, impuestos por la FIFA, que dificultan y demoran durante meses la inscripción de menores que no tienen la nacionalidad española, pero viven aquí, en las competiciones federativas de fútbol.
La Consellera especifica en la carta que este hecho “no solo puede generar desmotivación entre los menores y sus familias, sino que puede ir contra la normativa, puesto que la legislación española en materia de infancia y adolescencia, así como los tratados internacionales, impiden la discriminación por cuestiones de nacionalidad”. En este punto, la Santiago añade la siguiente reflexión: “todos sabemos el potencial que tiene el deporte para favorecer la integración y la cohesión social. Este tipo de restricciones dificultan la tarea que, desde las administraciones municipales, insulares y autonómicas, se realiza para facilitar la integración social de las personas inmigrantes”.

En segundo lugar, pide la modificación de la Ley 14/2013 de apoyo a los emprendedores y su internacionalización, para desarrollar normas y medidas específicas para las entidades deportivas sin ánimo de lucro. Santiago hace esta petición porque advierte de que la legislación estatal aplicable en materia laboral y deportiva puede ponar en peligro algunos clubes, especialmente del deporte base.

La Consellera argumenta que “en España hay miles de clubes deportivos, de deporte base, que subsisten gracias a la acción voluntaria de entrenadores y otras figuras deportivas. Muchos de estos clubes son modestos económicamente hablando y la única retribución que pueden aportar es cubrir los gastos necesarios para realizar la actividad deportiva”.

Finalmente, expone a Rodríguez Uribe i a Lozano la necesidad de abordar con la máxima agilidad la regulación del ejercicio profesional en el ámbito deportivo. Propone que se haga por dos vías: una norma específica y en el marco de una nueva ley del deporte español.

Santiago explica que ya sabe que están trabajando en este sentido, pero recalca que “para nuestra comunidad es especialmente importante esta regulación, puesto que no tenemos competencias para hacerlo a escala autonómica”.

Dejar respuesta