Esperpento mundial en el Brasil-Argentina por las autoridades sanitarias

La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria de Brasil quiso deportar este domingo por la mañana a cuatro jugadores de la selección argentina de fútbol, por una serie de irregularidades con respecto al protocolo covid, y después de un primer acuerdo volvió a la carga al césped tras cinco minutos del Clásico.

El encuentro de fase de clasificación para el Mundial de Catar 2022 nació con gran polémica cuando la Policía Federal se presentó en el hotel de concentración de Argentina en busca de Emiliano Martínez, Giovani Lo Celso, Cristian Romero y Emiliano Buendía, quienes lógicamente pasaron por Inglaterra en los últimos 14 días, después de la notificación oficial de Anvisa.

Los jugadores que militan en la Premier habrían falsificado sus papeles y las autoridades de Brasil querían no solo que no jugarán el partido sino que fueran expulsados del país. Finalmente, con la mediación de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) ante la Confederación Brasileña y el Gobierno brasileño, la orden no se llevó a cabo y los jugadores pudieron ir al estadio.

Sin embargo, tras cinco minutos de partido, al césped del estadio de Sao Paulo saltaron de nuevo las autoridades en busca de los cuatro jugadores. Después de minutos de incertidumbre e incredulidad por parte de ambos gigantes del fútbol mundial, Argentina se retiró al vestuarios y la Conmebol confirmó la suspensión del partido.

Antes, en una banda del Arena Corinthians, Lionel Scaloni, Lionel Messi, Neymar y Tite compartieron impresiones de un encuentro que, según la Conmebol, fue suspendido por el árbitro. «Por decisión del árbitro del partido, el encuentro organizado por FIFA entre Brasil y Argentina por las Eliminatorias para la Copa del Mundo queda suspendido», puso en Twitter.

Desde Argentina se tilda de «escándalo» lo sucedido en el marco de uno de los mayores clásicos del fútbol, un Brasil-Argentina reencuentro entre eternos rivales después de la final de la Copa América que ganó la albiceleste hace dos meses en Maracaná.

Dejar respuesta