Esperamos lo mejor

Mallorca en pretemporada
Mallorca en pretemporada

Ya queda menos de un mes para que empiece la competición deportiva más esperada, deseada, seguida y sufrida por los aficionados: la Liga española de fútbol en sus tres máximas categorías: Primera, Segunda y Segunda B.

En nuestra región tenemos al Mallorca en Segunda y al Atlético Baleares en Segunda B. Y todos estamos expectantes para ver cómo se desenvuelven los mallorquinistas en su vuelta al fútbol profesional y qué harán los baleáricos en una nueva campaña en la categoría de bronce y con muchas posibilidades de volver a su estado y estadio natural como es el Estadio Balear, al que se le está remozando totalmente. Tenemos todas nuestras esperanzas de éxito intactas. Como cada pretemporada. Sea cual sea la categoría.
En cuanto al Real Mallorca de Vicente Moreno, esta pretemporada se está descargado de bastantes de los muchos jugadores que había de la anterior campaña, más lo que se han ido incorporando para la Liga 18/19 (un total de 8), que llegaron a superar la treintena, cuando lo reglamentario son sólo 25 fichas. Pero aún quedan más por salir, traspasados, cedidos o libres. Y otros por llegar.
De las 8 altas, hay futbolistas de todas las demarcaciones, 1 portero, 1 defensa, 2 medios y 4 atacantes: 2 delanteros centros y 2 extremos. ¿Son suficientes o se necesitan más? ¿Son los adecuados? Tres de ellos vienen de equipos de Segunda y cinco de Segunda B. Vicente Moreno y los equipos rivales irán haciendo la selección natural con el transcurrir de la competición. Al Mallorca se le pide (algunos lo exigen) una buena temporada y que acabe entre los 6 primeros. ¡Vamos, en plaza de ascenso a Primera!
Para el Atlético Baleares, la situación es otra. Superada la crisis del más que posible descenso, esta temporada, con la continuación del entrenador talismán Manix Mandiola, las cosas se tienen que hacer mejor y preparar una campaña mucho más tranquila y favorable que la anterior. ¿Promoción de ascenso? Sería lo deseable y un buen premio para la afición y el propietario alemán Ingo Volckmann, que lleva años poniendo dinero en el club, equipo y Estadio Balear, sin apenas recibir nada a cambio.
En la plantilla que dirige y trata de confeccionar Mandiola, hay bajas y ausencias notables. Aulestia (portero) y Xisco (extremo), bajas. Y el no fichaje del deseados Rubén Jurado (con lío incluido), entre otros. Las altas si están dando buenas vibraciones y alegrías a los sufridos aficionados blanquiazules. Futbolistas como Marcos de La Espada (delantero), Adrían Hernández (d. centro), Nuha Marong (d. centro) y Alvaro Vega (defensa central), han venido a reforzar y revalorizar a un equipo necesitado de buenos resultados para estar en la cúspide de la categoría y luchar por la promoción de ascenso.
Ahora mismo todo son buenas esperanzas en los dos clubes de más categoría de nuestra Isla. Ambos partirán de cero y con un trabajo en los despachos y en el terreno de juego listo para darles alegría y cumplir sus respectivos objetivos. ¡Que así sea en el mes de julio del 2019

Dejar respuesta