Todo empezó el 21 de agosto

¡No, señores, no! Todo empezó el pasado 21 de agosto del año pasado (2016). Y no ahora, como nos quieren hacer creer. Vamos, que comulguemos con ruedas de molino.

Eso pretenden desde varios estamentos del Real Mallorca. La liga de Segunda División de fútbol empezó en ese fecha. Pero parece que para Javier Olaizola, entrenador del equipo y para Maheta Matteo Molango, director general del Real Mallorca SAD, la liga, según ellos, empieza para el conjunto bermellón este semana ante el Alcorcón, rival directo por la permanencia.
Después de 31 jornadas disputadas, y con el equipo vice colista y en zona de descenso a Segunda B, y tras dejar escapar infinidad de puntos por la ineficacia de los dos entrenadores (Fernando Vázquez y Javier Olaizola) y de la plantilla, con refuerzos incluidos de invierno, se les ocurre al técnico y al directivo decir que no pasa nada por no poder ganar a un Levante que se lo facilitó todo, además, con una ayudita arbitral, porque ganar al Levante y a los otros rivales anteriores no era la liga del Mallorca y se podían dejar escapar puntos vitales. Vitales para ascender directamente, para jugar la promoción de ascenso y ahora, mucho más vitales para evitar caer en el pozo de la Segunda B. ¿Se habrán creído estos dos señores que somos tontos futbolísticos?

En 31 jornadas jugadas, los dos entrenadores, Vázquez y Olaizola y la plantilla sin y con los refuerzos invernales, solamente han sido capaces de ganar 6 partidos. Han empatado 13 y han perdido 12. Y han marcado 30 goles y encajado 38. ¿ Dónde estaban Vázquez, Olaizola y Maheta cuando se jugaba esa inexistente liga?

Pero es que la liga 2016/17 empezó muchas semana antes de ese 21 de agosto. Empezó el día 4 de junio del 2016, nada más acabar el partido de la salvación en Zorrilla ante el Valladolid (1-3) y descender la Ponferradina (Ponferradina,0 – Girona,1). Ese día puede que no, había que celebrar la salvación in extremis. Vale. Pero al día siguiente, 5 de junio, si que Maheta Molango tenía que haberle agradecido los servicios prestados a Fernando Vázquez, darle el finiquito, pagarle, y fichar a un técnico con garantías y conocimientos de lo que es jugar en Segunda, no ya para mantener la categoría, y si con la premisa ineludible de luchar por el ascenso a Primera. Así como fichar a jugadores validos para esa misión. ¿Lo hizo) No. Y ahora se pagan esas indecisiones o decisiones erróneas. ¡Señores, ahí si que empezó la liga para los 22 contendientes de Segunda División y no para unos pocos! Puede que ahora también se pinche en “nuestra Liga” y se vaya todo al traste.

Dejar respuesta