El Urbia U Energía en la final de la Copa del Rey tras ganar a Teruel (3-1)

Brillante. Sublime. Extraordinario. Cualquier calificativo superlativo se queda corto para definir el partido que jugó el Urbia Uenergia Voley Palma para meterse en la final de la Copa del Rey venciendo al todopoderoso CV Teruel, la mejor plantilla de la Superliga y el candidato a ganar todos los títulos.

Los isleños sacaron su mejor versión del curso para imponerse a su rival en un partido en el que jugaron a un nivel muy alto y con muy pocos errores, desquiciando a un rival que no encontró soluciones para parar al bloque de Marcos Dreyer. Victoria por 3-1 y este domingo jugará la gran final frente al CV Guaguas.

Fue el mejor partido que ha jugado el cuadro balear en toda la temporada. Brillante. En todas las facetas. Se erigió como un gigante imposible de superar para un rival que no pudo jugar a su nivel habitual. Juanmi González lideró una primera manga sublime con un equipo eficaz en ataque. El internacional español asestó seis golpes a su rival y tiró del equipo acompañado por la contundencia de Rodrigo Pernambuco desde el perfil diestro. Las alas funcionaron y Elvis De Oliveira se encargó de montar la primera línea de defensa en la que se quedaron una buena cantidad de remates del local. El gran trabajo en la recepción y las decisiones de Perini, magistral en la dirección, fueron argumentos muy sólidos para un equipo que fue mejor que su rival en la primera manga. Desde el primer punto del partido se vio al cuadro balear con el mono de trabajo y dispuesto a sacar todo su carácter para igualar a una plantilla inmensa y favorita a ganar todos los títulos. El Urbia Uenergia cogió una renta de cinco puntos de ventaja en el ecuador del set que no dejó escapar para firmar un rotundo 25-17. El comienzo del segundo set arrancaba sin Ricardo Perini por unas molestias físicas, un problema importante al ser una pieza clave. El capitán cedió la batuta a Guiem Pont, debutante en esta competición y todavía en edad juvenil y que jugó a un gran nivel. Tanto, que no se notó la baja y el equipo asumió el cambio con naturalidad. Se mantuvo el nivel en el comienzo de la segunda manga. La gran dificultad de la semifinal y el punto a mejorar respecto a los dos partidos jugados entre ambos esta temporada era mantener el nivel todo el partido y no perder la concentración. Se repetía el guión inicial de hace dos semanas en Teruel pero la película no fue la misma. El Urbia Uenergia tiene una plantilla más corta pero que demostró que puede competir y ganar a cualquiera cuando juega a su mejor versión. Y el equipo había llegado muy mentalizado a la Copa del Rey. Los de Marcos Dreyer mantuvieron el pulso pese a que su rival mejoró su nivel con el paso de los puntos del segundo set. Los isleños llevaron la iniciativa y se mantuvieron firmes en el bloqueo y en la recepción pero Teruel mejoró su porcentaje de acierto en el ataque dificultado la defensa balear. Los isleños se pusieron tres puntos por delante pero del 11-8 se pasó a un parcial de cinco puntos para el Teruel que puso el set cuesta arriba cuando mejor estaba. La renta fue insalvable para los mallorquines pero ganaron algo que no tuvieron en los partidos grandes hasta la fecha: la mentalidad. El equipo mantuvo la concentración y la mentalidad ganadora durante todo el partido sin que ningún contratiempo como las molestias de varios jugadores ni la reacción del rival le afectase. Teruel igualó el partido con 19-25 en el segundo set.

La reacción del Urbia Uenergia no se hizo esperar. Asestó un parcial inicial de 0-5 para lanzar un órdago al rival y dejar claro que iba a por el partido. El rival tenía que sudar mucho para anotarse un punto. El nivel balear en defensa fue extraordinario, tanto como para que jugadores como Gavenda o Jordi Ramón vieran como todas las alternativas que buscaban para superar el bloqueo rival no funcionaban con la facilidad habitual. Juanmi González siguió aportando puntos de calidad y garra a un equipo que superaba claramente a los aragoneses en la recepción, clave para llevar la iniciativa en los puntos y mantener la ventaja en el marcador con el avance de la manga. Y llegó un momento clave en el partido. Los isleños dejaron escapar la renta cuando el set tocaba a su final. El rival igualó el partido 17-17. Otro contratiempo y una barrera psicológica que superar después de ir toda la manga con una buena ventaja pero el Urbia no quería dejar escapar el set ni el partido. Ya con Perini en pista jugó con una frialdad que permitió tomar las mejores decisiones y desquiciar al rival, que se vio superado tanto en ataque como en defensa por el nivel competitivo de un Voley Palma que tenía la final entre ceja y ceja y estaba dispuesto a dejarse toda la piel en la pista. Parcial de 6-4 y los isleños se llevaban el set 25-23.

El CV Teruel veía peligrar el partido. Buscaba alternativas para parar a un rival que se le subió a las barbas y que quería dar la sorpresa. Las rotaciones en el equipo del técnico rival no daban resultado. La versión de juego del Urbia Uenergia, con un equipo sin fisuras en defensa, dando respuesta a gran parte de los ataques aragoneses y con la inspiración en ataque, era muy complicada de parar. Incluso, para la mejor plantilla. El Voley Palma no falló. Apenas tuvo errores durante todo el partido. Y se llevó la victoria y el pase a la final. El cuarto set siguió el mismo patrón de los tres anteriores con un equipo balear por delante durante gran parte de la manga y sin dejar que el rival estuviera cómodo sobre la pista. El set transcurrió igualado hasta los puntos finales en los que se decidió la victoria. Otra vez la renta de dos puntos se agotaba y el rival incluso llegó a ponerse por delante con un punto pero el Palma tuvo la templanza para tomar las mejores decisiones cuando más lo requería el partido y llevarse la victoria con tres puntos consecutivos que fueron letales. Juanmi, con el servicio, firmó la victoria y puso el broche a una función extraordinaria.

El Urbia Uenergia Voley Palma jugará la final de la Copa del Rey este domingo frente al anfitrión, el CV Guaguas, que venció 3-0 al Unicaja Almería en la otra semifinal.

Dejar respuesta