El RCD Mallorca suma y sigue

El Mallorca empata ante el Athletic

El Mallorca sabe a lo que juega, la falta de gol empieza a preocupar y Takefusa Kubo ¿la solución?

Mis primeras líneas de la temporada, mis primeras líneas en Primera División. Desde 2a B hasta aquí. Después de estos dos años y con lo que llevamos de éste, la verdad es que solo queda decir buenas palabras. El regreso del conjunto de Vicente Moreno a la máxima categoría del fútbol español no ha sido significado de cambiar mucho las cosas. Onces, juego y, sobre todo, el estado anímico de jugadores y afición.

Valencia, Real Sociedad y Athletic Club son tres equipos que están llamados a pelear por Europa este año. Tres equipos contra los que ha jugado el Mallorca. Tres partidos en los que los bermellones han dado la cara y han enseñado que no están aquí para pedir la hora. Jugando de “tú a tú” a equipos con grandes jugadores y grandes presupuestos. Y más que de “tú a tú”, dominando y mereciendo mucho más.

El viernes pasado en Son Moix fue uno de esos partidos en los que te vas contento, pero no del todo. Contento porque sumas después de dos jornadas y por la entidad del rival pero que, por juego y ocasiones, el Mallorca podría haber sumado de tres. Llevo mucho tiempo diciendo que este Mallorca sabe a lo que juega. En 2a B fue bien, en Segunda también y en Primera lo único que esta faltando es el gol. Tres en cuatro partidos. Poco para la categoría y poco para ganar partidos.

Es muy difícil saber lo que debe pensar Vicente Moreno cuando se le plantea la falta de gol, sobre todo cuando en un partido se producen mil y una ocasiones, pero que semana tras semana el Mallorca desaprovecha. Ya puede ser Budimir, Lago o Abdón, pero si el balón no entra algo habrá que hacer. Será suerte o entreno, pero el Mallorca debe empezar a encontrar portería para que el buen juego desplegado hasta ahora se traduzca en puntos.

Otro detalle que vivió el mallorquinismo el pasado partido fue la aparición de Kubo. Este chaval va a otro ritmo. Una marcha más, que compañeros y rivales vieron desde el minuto uno a su entrada al campo. Pequeño, pero matón. Cada balón que tocaba era una sensación de peligro. Me recordó a cuando Lago tocaba el balón en 2a B. Kubo puede ser la solución a este peligro en la portería, lo difícil será ver a quién quita Moreno.

Dejar respuesta