El Palma Futsal cae ante el Valdepeñas por su falta de puntería (3-4)

Los mallorquines se adelantaron dos ocasiones en el marcador pero pagaron caro los dos goles del rival en la recta final de la primera mitad. Gozaron de ocasiones suficientes para empatar con portero-jugador pero entre Edu y los palos lo evitaron. Nunes se lesionó y tuvo que ser retirado en camilla. 3.700 espectadores estuvieron en la grada de Son Moix.

En el deporte gana el que más acierta. Es tan sencillo de resumir como complicado de conseguir. Y es una sentencia que suele condenar en más de una ocasión al Palma Futsal como sucedió frente al Viña Albali Valdepeñas. Los mallorquines perdieron su segundo partido de la temporada por la falta de puntería ante un rival que sacó petróleo del intercambio de golpes en la primera parte. Y eso que los de Antonio Vadillo se adelantaron en dos ocasiones en el marcador pero los cuatro goles del rival fueron una losa que no se quitaron de encima. Los baleares tuvieron ocasiones para sacar algo positivo pero la falta de puntería, Edu y los palos les condenaron.

El partido fue eléctrico, intenso, disputado, un espectáculo con todas las letras. Desde el primer minuto. Ninguno de los dos se ahorró nada y el encuentro arrancó con un intercambio de golpes entre dos equipos que salieron al ataque y a por el rival. Higor marcó el primero al cazar un rechace dentro del área cuando apenas habria transcurrido minuto y medio de encuentro. La respuesta fue inmediata de los manchegos con el primer gol de Sergio González, que culminó con éxito una contra. Dos goles en tres minutos y que hacían intuir un encuentro muy atractivo con dos equipos tan volcados en ataque. El partido era un no parar, un carrusel de ocasiones con un partido abierto en un intercambio de golpes maravilloso para la grada. Vilela tuvo dos ocasiones claras para adelantar de nuevo al Palma mientras que Barrón y el equipo se tuvo que esforzar en defensa para no conceder. Cainan marcó el gol del partido con una acción por banda izquierda que acabó con un disparo que entró por la escuadra contraria. Golazo. Los locales quisieron aprovechar el momento para asestar un golpe a su rival pero Raúl Campos envió por encima del larguero una ocasión clarísima para marcar el tercero justo antes de que Sergio González culminara con éxito otra contra rival. Empate.

Era un partido muy complicado ante un rival que tiene mucha calidad y que compite a un gran nivel como demostró durante todo el partido. Nunes y Vilela tuvieron otras dos ocasiones que no acertaron a marcar. Con la cantidad de ocasiones que había el desenlace parecía claro: iba a ganar el que más acierto tuviera ante la portería rival. Y Viña Albali no estaba dispuesto a perdonar. Humberto marcó el tercero al aprovechar un error defensivo del Palma Futsal en un saque de banda. El Palma lo siguió intentando pero el rival creaba peligro con cada contra lo que hizo que el rival se sintiera más cómodo sobre la pista con el paso de los minutos. Los árbitros anularon un gol a Sergio González pero el ala tenía su noche y acabó marcando otro segundos después en un disparo cruzado con el que batió a Barrón. Tres goles en su cuenta y el Palma Futsal tenía que afrontar una situación delicada. Y por si fuera poco llegó la lesión de Nunes justo antes del descanso, que dejó en silencio a los 3.700 espectadores que se dieron cita en Son Moix.

El partido se serenó en la segunda parte. Los locales sabían que otro gol en contra podía acabar con sus opciones de remontada y Viña Albali jugaba con un marcador a favor y sin querer ceder el terreno ganado. Chino mandó otro aviso con un lanzamiento al palo. El reto era complicado porque no era sencillo crear tantas ocasiones con este guion. Los locales se toparon con un rival que defendía el resultado sin conceder tantos espacios y las ocasiones fueron a menos. Partido más táctico y con menos espacios. Y el rival aprovechaba cada pérdida y cada ocasión que podía para salir a la contra creando peligro y obligando a Barrón a intervenir en varias ocasiones. Las soluciones no aparecían con el paso de los minutos y Antonio Vadillo optó por jugar con portero-jugador más de la mitad de la segunda parte para cambiar la dinámica. Los locales trataron de diseñar alguna jugada para reducir la distancia pero tuvieron que optar por el tiro exterior ya que los manchegos no querían desaprovechar la oportunidad de ganar por primera vez en Son Moix. Raúl Campos y Cainan buscaron fortuna con lanzamientos lejanos que repelió Edu en ambos casos. Era cuestión de paciencia, no obsesionarse y buscar la ocasión pese a que el cronómetro avanzaba en contra del Palma Futsal. Higor enganchó al público con un remate que pegó en el palo. El acierto seguía sin aparecer. Quedaban seis minutos por delante y el partido se jugaba en la frontal del área de Viña Albali. Raúl Campos también se topó con el larguero en un lanzamiento escorado que rechazó primero Edu y que el larguero evitó que entrara el rechace. Y acto seguido fue otra vez Edu con el trasero el que salvó el gol sobre la línea. No era el día. Y cuando la afición comenzaba a impacientarse apareció un haz de luz. Disparo lejano que rechazó Edu y Mancuso, muy atento, cazó el balón y lo mandó a la red. Quedaban tres minutos. Desde el banquillo del Palma Futsal, con el propio Vadillo a la cabeza, se instaba a la grada a que metiera el gol del empate. No pudo ser. Los baleares lo intentaron hasta el final pero sin fortuna.

Dejar respuesta