Derbi mallorquín por todo lo alto en Son Moix

Los de Abel Bernal reciben la visita del  Manacor en uno de los derbis más igualados de la historia. El Feníe Energía afronta el encuentro con la necesidad de volver a puntuar tras dos derrotas consecutivas y con las ganas de ofrecer la primera victoria a su público de Son Moix. El entrenador del equipo de Palma califica de “final” el partido que se disputará este sábado a las 19:00 horas.

El Feníe Energía Mallorca Voley Palma recibe la visita de uno de los equipos que ha liderado la tabla de la Superliga y que mejor forma ha presentado en este inicio de liga. Nada más y nada menos que el Manacor será el rival de la sexta jornada de una competición en la que el Voley Palma parece no terminar de arrancar. Y es que, a pesar de que las sensaciones son buenas, el conjunto dirigido por Abel Bernal ha sufrido tres derrotas de los cinco partidos que ha disputado en esta temporada regular. El calendario parece haber sido diseñado para que el nuevo proyecto del Feníe Energía se encuentre todas las dificultades al inicio, ya que se ha enfrentado a los tres grandes de la Superliga: Guaguas, Unicaja Costa de Almería y Teruel. Aún así, tanto el técnico como los jugadores son conscientes de la mala suerte del calendario y es por ello por lo que tienen claro que sus sensaciones no van acorde con los resultados obtenidos hasta día de hoy. Pese a ello, al conjunto de Ciutat se le presenta una gran oportunidad para empezar a dar la vuelta a la situación este mismo fin de semana.

El derbi mallorquín entre el Feníe Energía Mallorca Voley Palma y el Manacor se presenta como posible punto de inflexión para un equipo dirigido por Bernal para empezar a materializar las sensaciones que lleva sintiendo en los últimos encuentros. Aún así, los de Palma son conscientes de que la intensidad se tiene que implantar desde el principio y no conceder los primeros sets, tal y como ha sucedido en las dos últimas jornadas en la que han tenido que ir a remolque desde los primeros instantes.

 

Dejar respuesta