Buendía: “Vamos a intentar que los jugadores no noten el parón”

El Palmer Alma Mediterránea Palma cumple un nuevo día de confinamiento tras el positivo detectado en el equipo, un confinamiento que ha obligado a aplazar el partido ante el Levitec Huesca de este próximo viernes y que toda la plantilla trabaje desde sus casas.

César Buendía, fisioterapeuta del equipo, va a ser uno de los encargados en llevar ese trabajo durante estos diez días de confinamiento de la plantilla. “Lo primero que hicimos cuando nos enteramos de la situación fue contactar con Kike Fernández, preparador físico del equipo, para ver las posibilidades que había. Lo primero que se hizo fue hacer llegar a los jugadores el material que utilizamos en el gimnasio para que lo tuvieran durante estos diez días”, explica Buendía.

Sobre el trabajo que se llevará a cabo indica: “Kike va a reunir a los jugadores en una plataforma digital y hará el trabajo que suele hacer habitualmente en el gimnasio con ellos. Yo, por otra parte, me encargaré del trabajo con los lesionados y del trabajo con los jugadores que precisan de algunas necesidades especiales, es decir que puedan tener algún tipo de déficit a mejorar en lo que se refiera a movilidad o fuerza o incluso lesiones antiguas que no le puedan permitir poder jugar al cien por cien o estar jugando con molestias”. El fisioterapeuta del Palmer Alma Mediterránea Palma tiene claro cual es el objetivo que, eso si, se antoja complicado. “El objetivo es no perder. Son jugadores que están acostumbrados a un ritmo de trabajo altísimo y es irreal que vamos a mejorar algunas capacidades. Con el material que les hemos proporcionado y el trabajo que vamos a realizar jnos vamos a encargar de que los jugadores lo noten lo menos posible”.

Aunque el trabajo en casa no es, el mismo, obviamente, que el que se hace en pista, desde el staff técnico del equipo se confía en la posibilidad de evitar que este parón afecte en demasía a la plantilla. “Es un equipo joven que está acostumbrando a un ritmo de juego y entrenamientos altísimo. Por un lado al ser tan jóvenes contamos con la ventaja de que volver a adaptarse a su ritmo de trabajo será más fácil. Son jugadores que, como dice Pepe Laso, están subiendo la cuesta y tienen que dominar el arte pero lo que creo que será más complicado es el tema mental”, explica César Buendía que matiza ese último punto: “Son jugadores acostumbrados a competir mañana y tarde y es cierto que quizá nos va a costar un poco pero también es una oportunidad para trabajar. Sé que Álex y Pau (primeros entrenadores del equipo ) están haciendo vídeos para ellos para que no se desconecten y vean cosas a mejorar. Es una opción para los jugadores para cultivar hábitos o facetas que no pueden hacer por falta de tiempo”.

Finalmente, Buen Día explica también el modo en el que podría afectar a los jugadores lesionados este parón obligado por el positivo de COVID19 en el equipo. “Los lesionados estaban en la última fase de recuperación, esa fase para introducir al trabajo en pista. Antes de poder entrar a trabajar con el grupo necesitan de trabajos algo más dinámicos y al final que estén encerrados en casa nos limita por esa parte porque necesitas ver que el jugador asimila bien conceptos que va a poder encontrarse en pista y en esta situación no puedes hacerlo”, explica apuntando eso sí una parte positiva. “También es una opción para volver de la forma más segura posible y más fuertes. Es un placer absoluto poder trabajar con jugadores que tienen con esa ética de trabajo y les animo a que sigan. Si es cierto que igual puede retrasarse un poco su vuelta pero es una oportunidad para que vuelvan más fuertes y con mayor seguridad

Dejar respuesta