Gracias al buen centro del debutante Saúl, al acierto en el mejor remate de Lekic (1-0), y la excelente jugada creada, desarrollada y materializada en un gran gol (2-0) por Lago Junior, el Real Mallorca desarboló y venció al Mirandés en los diez últimos minutos de un partido soso, deslavazado y con trazas de acabar con un casi injusto empate a cero.

De esta forma se ha contenido la sangría de malos resultados y derrotas, y se ha salido de la zona del descenso en el primer partido del año 2017. El bálsamo Saúl García, Lekic, Lago Junior ha obrado un pequeño milagro.

Hay que destacar las entradas en el once titular, debutando, de James (filial) y de Saúl García (cedido del Deportivo), así como el estreno de Ángel Sánchez (min. 68). Los tres estuvieron bien, hay que destacar ese prodigioso centro del lateral izquierdo Saúl, que abrió el camino del primer gol, con el excelente remate de cabeza de Lekic. La otra nota agradable, del soso partido bermellón, fue la jugada que se fabricó Lago Junior (a pase de Pol Roigé) para acabar marcando otro buen gol y colocar el dos cero final en el luminoso y sumar los 3 primeros puntos del recién estrenado 2017.
Así se salió del descenso, se sumo tranquilidad y cierto optimismo necesario para intentar acabar la primera vuelta de la Liga, de la que todavía falta una jornada, y empezar la segunda (21 partidos) con números positivos, pocos por el momento, pero positivos al fin y a la postre, para poder mantener la categoría. Que es a lo único que se puede aspirar ahora.

¿Se notó el ADN Olaizaola ante el Mirandés? La verdad es que casi no se vio ese ADN que reclamaba a sus jugadores el técnico vasco, porque esos futbolistas no dan más de sí por ahora. A su favor, hay que decir que Olaizola fue valiente al alinear a James de inicio, dar entrada al casi juvenil Ángel Sánchez, o mantener en el once titular a Lago Junior. Pero está más que claro que ante un cerrado y defensivo equipo burgalés, se volvió a poner de manifiesto la poca efectividad del Mallorca ante la portería rival (a pesar de esos dos postreros goles) y lo mal que lo pasa cuando el oponente se acerca con cierto peligro al área mallorquinista.
¿Bien Olaizola en con su nueva alineación? Seguramente que sí. Y puede que mejor si la mantiene. Podría dar con gran parte del teclado del piano y mejorar mucho la desabrida melodía futbolística que tiene entre manos. Con o sin su ADN. Eso da igual si se ganan, obligatoriamente, otros 10 partidos.
Pero esta victoria necesaria no ha arreglado el mal congénito de la plantilla y del equipo en el campo: su falta de efectividad goleadora y los despistes y errores en defensa que le pueden hacer muchos partidos. Y ahí es donde deben entrar para solucionarlo desde los despachos. El director técnico (Javier Recio) y el consejero delegado (Maheta Molango) tienen que conseguir jugadores que necesita el equipo para salir del descenso, colocarlo en una zona tranquila y acabar la temporada sin más sobresaltos. ¿Funcionará en esta ocasión toda la fabulosa red de “ojeadores” o “scoutings” que dice tener Molango? ¡Que no nos cuente una vez más la milonga del “Tope salarial”, que no se lo cree ni él!

De momento, buen inicio del Año Nuevo, y las miras puestas en un acertado cambio de dinámica perdedora. Pero, como dijo el propio Javier Olaizola al finalizar el choque ante el Mirandés: “Aún no hemos hecho nada”. ¿Oído cocina? Seguro que sí. En los despachos de los técnicos y “scoutings” se trabaja a destajo para poder hacer algo “positivo”.

Dejar respuesta