Asma y Deporte

Los doctores Tomeu Marí y Teo Cabanes
Los doctores Tomeu Marí y Teo Cabanes

El asma ocasiona una inflamación de los conductos que llevan el aire a los pulmones, debido a la irritación que producen los agentes causantes de este problema, entre ellos el polvo, el humo, la contaminación, el ejercicio, la risa, etc…

La inflamación que ocasiona sobre los conductos respiratorios, hace que éstos respondan con una contracción, lo cual provoca un mayor estrechamiento de las vías respiratorias. Este bloqueo al paso del aire, podrá ser más o menos importante, dependiendo de la sensibilidad del individuo previo al contacto. Los síntomas característicos del asma son: ahogo, tos, sensación de presión en el pecho y pitos al respirar.

Afortunadamente, la medicina moderna ya dispone de tratamientos que, si bien todavía no curan la enfermedad, sí permiten controlarla y atenuar sus síntomas. La aparición en el mercado de los inhaladores, en sus diferentes formas, ha contribuido, de una forma total, a paliar los efectos del asma.

El <<ASMA DE ESFUERZO>> se origina en los enfriamientos rápidos e intensos de los conductos que llevan el aire a los pulmones. Para evitar esto, será imprescindible el realizar un buen calentamiento, así como practicar deportes en ambientes cálidos y húmedos o, por lo menos, en salas cerradas. Una de las características del asma de esfuerzo, es que tras la crisis, generalmente, existe un período refractario, que suele durar entre una y dos horas, en el que no aparece otra crisis fuerte. Ésta es una de las causas por las que se aconseja practicar deporte con ejercicio a intervalos, es decir, con intensidad alta, de poca duración y con recuperación casi completa entre los ejercicios. Muchos asmáticos, que no practican habitualmente deporte, suelen tener crisis unas dos o cuatro horas después de haberlo hecho; mientras que los que lo hacen habitualmente, no presentan estas crisis o no las notan. El niño asmático debe realizar ejercicio físico de manera adecuada, ya que, además, esto le ayuda a disminuir el nerviosismo ocasionado por los ataques. Debemos tener claro que el deporte no cura el asma, pero sí que es aconsejable, ya que enseña y ayuda a vivir mejor con ella. Entre las mejoras que produce el ejercicio, podríamos citar:

–    Mejora el desarrollo del niño.
–    Se favorece su integración en el grupo.
–    Se mejora su condición física.
–    Mejor tolerancia al ejercicio.
–    Los ataques ocasionados por el esfuerzo se reducen o son menos frecuentes.
–    La crisis se controla mejor.

El niño asmático puede practicar cualquier deporte, excepto el buceo con botella de oxígeno de aire. Es muy importante que se tengan en cuenta los deportes o deporte que más le gusten. En la Olimpiada de Barcelona 92, casi un 12% de los deportistas eran asmáticos. Entre los deportistas actuales, podríamos citar a David Meca (natación), David Beckham y Frank Lampard (futbol). También lo fueron el ciclista Alex Zülle, Teresa Zabel en vela, Gabriel Esparza en taekwondo, Jordi Llompart en atletismo y Bet Fernández en natación sincronizada, sin olvidar al legendario nadador Marc Spitz.

El niño asmático, antes de iniciarse en la actividad física y en el deporte, debe consultar con su médico para que éste, regule y ajuste la medicación idónea de forma personal. En la actualidad, se recomienda la utilización de la vía inhaladora; para ello es necesario enseñar a la persona asmática cómo emplear los inhaladores correctamente ya que requieren un adiestramiento previo.

Los niños y adolescentes asmáticos, pueden y deber ser activos desde un punto de vista físico. El deporte es un arma terapéutica de vital importancia en su formación y desarrollo.

NORMAS GENERALES

PARA EL EJERCICIO DEL ASMÁTICO:

1.    Tomar las medidas indicadas por el médico, antes de la actividad.
2.    Realizar un calentamiento prolongado y progresivo.
3.    Tratar de que el ejercicio se haga a intervalos.
4.    No realizar ejercicios máximos en intensidad.
5.    Son más beneficiosos los deportes en ambientes calientes y húmedos.
6.    Cuando sea posible, intentar respirar por la nariz (respiración nasal).
7.    Llevar la medicación bronco-dilatadora de acción rápida siempre en la bolsa de deportes.
8.    No cometer imprudencias, estando solo o en situaciones de riesgo, (escalada, ciclismo, rafting…).

LO QUE DEBE EVITAR EL ASMÁTICO:

1.    Evitar una actividad física intensa cuando el asma del día no está controlada.
2.    Evitar hacer un ejercicio intenso si se tiene una infección respiratoria (catarro, bronquitis, etc…)
3.    No hacer nunca ejercicio fuerte, si se notan los pitos o se tiene mucha tos.
4.    Evitar los ambientes fríos y secos.
5.    Evitar hacer ejercicio muy intenso o de mucha duración, especialmente mientras no se esté en forma.
6.    Evitar hacer ejercicio en ambientes contaminados.

ANTE UNA CRISIS DURANTE EL EJERCICIO:

1.    Procura tener calma.
2.    Dejar de hacer ejercicio.
3.    Permitir que se pueda respirar bien.
4.    Tomar la medicación bronco-dilatadora lo antes posible.
5.    Iniciar la respiración silbante. Fruncir los labios como si fuera a silbar. Este tipo de respiración, permite que el aire pueda salir de los pulmones y evita que se respire rápido y superficialmente y que el pecho se “hinche”.
6.    Al terminar la crisis, puede volverse a continuar la actividad de forma más suave.
7.    Si el deportista no se recupera, deberá volver a tomar otra dosis de broncodilatador y ser trasladado a su médico o a un centro sanitario.

Dejar respuesta