Un año de fracaso deportivo de Robert Sarver

Robert Sarver
Robert Sarver

Hoy hace un año de la entrada de Robert Sarver y de la propiedad americana en el Real Mallorca. Un proyecto que en teoría era para devolver al conjunto mallorquinista a la élite del futbol español y que hasta el momento en el tema deportivo está siendo un fracaso.

Los números así lo demuestran, después de un año de la gestión de Maheta Molango persona de máxima confianza de la propiedad, el Real Mallorca se encuentra situado en zona de descenso a tres puntos a Segunda B de la permanencia y con un proyecto cada vez más lleno de dudas. Ya han pasado tres entrenadores por el banquillo mallorquinista, Gálvez, Fernando Vázquez y ahora Javier Olaizola. Por otra parte hay contradicciones en el mensaje que se traslada a los aficionados. Se ficharon jugadores con experiencia en el pasado mercado de verano para ser competitivos, y buscar el ascenso, pero se falló en pilares como la portería y la llegada de un delantero centro. Ahora en el mercado de invierno, el club parece cambiar de estrategia y buscar futbolistas jóvenes con todo el futuro por delante. Se ha logrado la cesión de Saúl García y se está dispuesto a pagar 100.000 euros por Álex Gallar, futbolista de la Cultura y Deportiva Leonesa. El catalán está siendo pieza clave en el conjunto líder de la Segunda B. Unos movimientos totalmente distintos al año anterior cuando de invierno se ficharon a golpe de talonario a Lago Junior y Oscar Diaz, y se pago una ficha importante por la cesión de Ortuño hasta junio.
Ya en la parte institucional, el club parece tener tranquilidad tras unas últimas temporadas de auténtico desgobierno. En la parte económica desde la propiedad se asegura que hay solvencia y que el futuro está asegurado. Veremos que ocurre si no se asciende y no se igualan gastos e ingresos, y la propiedad se cansa de tapar déficit sin conseguir nada a cambio porque el gran objetivo de la propiedad es jugar en Primera. El problema es que el camino parece tener más curvas que el Coll de Soller.

Dejar respuesta